EVANGELIO DEL DÍA: APRENDER A TOCAR EL CORAZÓN DE DIOS CON LA ORACIÓN

Nacionales 09 de marzo de 2017 Por
Mateo 7,7-11 - I Jueves de Cuaresma: Todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá
CORAZON
Aprender a tocar el corazón de Dios con la oración

Evangelio según San Mateo 7,7-12

La eficacia de la oración: En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá. ¿Quién de ustedes, cuando su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pez, le da una serpiente? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre de ustedes que está en el cielo dará cosas buenas a aquellos que se las pidan! Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas" Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

Jesús se adelanta y habla del Padre, haciendo estas preguntas a sus oyentes: «¿Quién de ustedes, cuando su hijo le pide un pez, le da una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?».

De aquí la sucesiva certeza: «Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre de ustedes que está en el cielo dará cosas buenas a aquellos que se las pidan!».

Esto significa que no sólo es el amigo que nos acompaña en el camino de la vida nos ayuda y nos da lo que nosotros pedimos; también el Padre del cielo, este Padre que nos ama tanto, hasta preocuparse por dar de comer a los pajarillos del cielo.

De este modo el Señor quiere despertar la confianza en la oración. Esta es la oración: pedir, buscar el cómo y tocar a la puerta del corazón de Dios, el amigo que nos acompaña, el Padre que ama a todas sus creaturas.

Hay una frase que parece un poco crítpica: «Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre de ustedes que está en el cielo dará el Espíritu Santo a aquellos que se las pidan! ¡Sí! Dará el Espíritu Santo a los que se lo piden.

Precisamente este es el regalo, este es el de más de Dios. Porque el Padre jamás te da un regalo, lo que le pides, así, sin envolverlo bien, sin algo más que lo haga más bello.

Y lo que el Señor, el Padre nos da de más, es el Espíritu: el verdadero don del Padre es lo que la oración no se atreve a esperar.

El hombre toca a la puerta de Dios con la oración para pedir una gracia. Y Él que es el Padre, me da ese de más: el regalo, el Espíritu Santo.

Es esta la dinámica de la oración, que se hace con el amigo, que es el compañero de camino de la vida, se hace con el Padre y se hace en el Espíritu Santo.

El amigo verdadero es Jesús: es Él, en efecto, quien nos acompaña y enseña a rezar. Y nuestra oración debe ser así, trinitaria. (Homilía en Santa Marta, 09 de octubre de 2014)

Oración de Sanación

Jesús, Señor y Rey de mi vida, cómo no seguir las indicaciones que me das en tu Palabra si Ellas son fuerza y fuente de sabiduría y tienen impresas tu sello de amor.

Tú quieres lo mejor para mí, por eso me dices que le insista al Padre, que lo busque, que lo llame, que en tu Santo Nombre, le pida con mucha fe, y confíe en su amor paternal siempre dispuesto a hacer el bien a sus hijos.

Oh mi Señor, Tú guardas aquello especial para mí y que sabes lo mucho que lo necesita mi alma, sólo esperas a que yo te lo pida con humildad y que crea en tu proyecto de amor.

No temo buscarte Señor, no temo pedirte, no temo implorarte y rogarte mil y un veces, porque en extrema generosidad, no dudas en darme eso que me ayudará a crecer como persona de bien.

Hoy, te doy las gracias por tu bondad, por los dones que me has entregado y por tu proyecto de felicidad sobre mi vida y la de los míos. Haz que siempre pueda optar hablar por hablar Contigo en la oración en mi día a día

Cuento contigo, con tu presencia que me protege y me da las soluciones que necesito para salir victorioso a tu manera. Cuento contigo en la oración, con la certeza de que siempre me provees para lograr mi felicidad

Envía siempre tu gracia sobre mí para alejarme de todo vicio malsano que dañe mi vida y me aleje para siempre de tu presencia.

Gracias por hacerme comprender que tu amor sobrepasa toda necesidad. Confío en tu ayuda y sobre todo confío en el Amor del Padre. Amén

Propósito para hoy

Ofrecer una oración al Señor por las personas que sufren de depresión y no encuentran la manera de aliviar sus temores

Frase de reflexión

"Queridos padres y madres, hay que tener mucha paciencia y perdonar de corazón". Papa Francisco